Nacido en 1967, Vincent Vergone entró en la Escuela de Bellas Artes en 1987 y comenzó una carrera como artista visual en circuitos atípicos. 

Si la obra de Alberto Giacometti ha sido innegablemente fundadora, este vínculo y filiación es una fuente, un punto de partida creativo. Vincent lleva a cabo una investigación plástica muy personal, en un intento de alcanzar una profundidad interior a través de un trabajo sobre el rostro.

Su obra crea puentes poéticos entre la materia y la vida y la atenta suavidad y agudeza de sus gestos nos llevan a un universo onírico, donde el élan, la ligereza de sus compañeros de tierra, madera o bronce nos llevan y transportan a un mundo más bello y singular.

Exposiciones personales, en la Abadía de Noirlac, en el Museo Mallarmé y en varios centros culturales.

 

«Desde Giacometti, el retrato se ha convertido en un cuestionamiento, una forma de cuestionar la profundidad del hombre contemporáneo. 

Sélection d’œuvres